LOS SÍNDROMES MIELODISPLÁSICOS

Los Síndromes Mielodisplásicos (SMD) son un grupo de trastornos de la médula ósea caracterizados por una producción insuficiente de células sanguíneas sanas y la presencia de células sanguíneas inmaduras (blastos) anormales. Aparecen principalmente en mayores de 70 años, y son más comunes en varones.

Se desconocen las causas exactas que originan los SMD. Algunos datos sugieren predisposición genética y la existencia de factores de riesgo que favorecen su aparición, como la edad, la exposición a agentes químicos; y radioterapia o quimioterapia.

Cuando el factor determinante no puede identificarse, la enfermedad se denomina SMD primario. Si los desencadenantes son radio y quimio, se habla de SMD secundario.

SÍNTOMAS DE LOS SMD

Muchos pacientes, especialmente en el inicio de la enfermedad, no presentan ningún síntoma y se detecta el SMD en un análisis de sangre rutinario.

Los que muestran recuentos de células sanguíneas más bajos de lo normal experimentan síntomas claros: fatiga y cansancio, consecuencia de la escasez de glóbulos rojos (anemia); poca resistencia a infecciones bacterianas por baja cantidad de glóbulos blancos (neutropenia); aparición de fiebre y úlceras en la boca, y mayor tendencia a sufrir hematomas y hemorragias (nasales y orales) por recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia).

TRATAMIENTO DE LOS SMD

El tratamiento de los SMD dependerá de los síntomas del paciente, la etapa de la enfermedad, la edad, las condiciones previas y la disponibilidad de un donante de médula ósea.

Tu médico te dirá cuál es el más indicado en tu caso.

Tienes más información sobre los síndromes mielodisplásicos en la web de AEAL

 

Con el patrocinio de

CELGENE
 
 
 

Con la colaboración de

MDSSINACOPLESURJC